Si siguen este blog desde el principio, sabrán que tanto yo como Gabriel pasamos de una dieta en donde comíamos de todo, ha una dieta crudivegana. En un comienzo nos parecía una dieta ideal, ya que con eso nos alejábamos del sufrimiento animal y de miles de alimentos que son producidos con el objetivo de vender mucho, a bajo costo y con una muy larga duración, pero que por lo mismo son muy poco nutritivos, ya que son elaborados con ingredientes de pésima calidad.

Con el paso del tiempo comenzamos a incluir alimentos cocidos, pero seguíamos siendo veganos. Luego comenzamos a darnos cuenta de que muchas de las personas que promueven la dieta vegana y crudivegana, utilizan ciertos suplementos para mantenerse saludables (vitamina b12, vitamina D3, vitamina K2, etc.), por lo que de a poco fuimos dandonos cuenta que preferíamos obtener aquellos nutrientes desde fuentes naturales y no en cápsulas. Por lo mismo, dejamos el veganismo de lado y comenzamos a incluir huevos (siempre orgánicos)..... De a poco fuimos descubriendo que ser crudiveganos nos ayudó a limpiar nuestro cuerpo y sanar, pero con esa dieta no estábamos escuchando lo que nuestro cuerpo nos pedía.

Yo (Claudia) comencé a tener muchos antojos por alimentos como quesos y mantequilla, al principio no quería escuchar esos antojos, porque en mi cabeza sabía que los lácteos producen mucosidades dentro del cuerpo, sin embargo comencé a investigar y a leer la experiencia de muchas personas con distintos tipos de dietas, por lo que comprendí que NO existe una forma de alimentación que sea la ideal para todos. Hoy no clasifico dentro de ningún grupo jijiji.

Y cuando me preguntan que soy, me es sumamente difícil explicar, porque sí como yogurt a veces, pero siempre que sea orgánico y hecho de una forma en que se cuide la leche para nos destruir todas sus propiedades, si como pan, pero de harina de trigo integral orgánica (jamás como pan integral del supermercado porque la lista de ingredientes es eterna! y de cosas que ni sé que son), cuando como queso compro uno en la ecoferia, porque sé que la leche con la que se elaboran viene de vacas tratadas con amor (sin hormonas o antibióticos) y se alimentan de pasto no tratado con fertilizantes.

Bueno, pero a lo que iba con este artículo. Creo que es muy importante que al tomar la desición de ser vegetarianos, veganos, crudiveganos, y otros, es esencial ser responsable y comprender que si bien es necesario no promover el sufrimiento de otros seres (vacas, pollos, pescados, etc.) es primordial tener en cuenta que primero debemos amarnos y cuidarnos a nosotros mismos.

Si queremos mantenernos sanos es vital que sepamos elegir conscientemente nuestros alimentos, haciendo caso a nuestra intuición y sensaciones. Si eres vegano, pero constantemente tienes deseos de comer queso, por ejemplo, quizás entonces la solución no es el veganismo sino promover empresas que produzcan productos lácteos pero de manera amorosa y respetando a los animales. Quiero dejar en claro, que creo que cualquier tipo de dieta es posible si se realiza de manera consciente y responsable. Sólo que cada uno tiene que descubrir qué alimentos son los que te hacen sentir bien la mayor parte del tiempo.

Quería al menos comentar mi humilde opinión, porque en mi experiencia, el haberme "obligado" a seguir un tipo de alimentación, no fue la opción que mi cuerpo necesita.

Un abrazo a tod@s!

Que tengan un hermoso día!