Muchos nos han preguntado qué es el Trigo Sarraceno, ya que si sigues nuestro blog habrás visto que lo usamos en varias recetas.

El Trigo Sarraceno, no tiene ninguna relación con el trigo que todos conocemos y del cuál se hace la harina para preparar todo tipo de panes, galletas, pastas, etc. sino que corresponde a una semilla de forma piramidal, que es libre de gluten. Es un pseudo-cereal, es decir su perfil nutricional lo define como una semilla pero se prepara y tiene la apariencia de un cereal.

Es una excelente opción para reemplazar los granos y cereales comunes como el arroz, de modo que podemos incluirlo para ir obteniendo distintos tipos de nutrientes. Una de las principales propiedades que encontramos en el trigo sarraceno es su habilidad para disminuir el colesterol malo y aumentar el bueno. También es rico en flavonoides y buena fuente de magnesio.Es bueno para el sistema cardiovascular. Tiene propiedades que ayudan a regular el azúcar en la sangre, siendo ideal para quienes sufren de diabetes.

Para poder comer el trigo sarraceno, al igual que el mijo, se le debe remover la capa externa, así que siempre comprar el que viene previamente pelado.

Para prepararlo puedes dejarlo remojando la noche anterior, sin embargo esto no es necesario. Luego debes poner en una olla 1 taza de trigo sarraceno y 2 tazas de agua, agregar aliños y prender el fuego, una vez que hierba bajar la llama al mínimo y poner la olla sobre un tostador, hasta que el trigo sarraceno se infle y esté blando, por aproximadamente 20 minutos.

Lo puedes consumir como cereal al desayuno agregándole frutas y semillas, canela, jengibre, miel, etc. Para este uso es mejor no cocinarlo con sal.

Y por último, lo puedes utilizar como harina. Para esto, puedes moler las pequeñas semillas en una licuadora, molinillo para café o procesador de alimentos (en nuestro blog hay recetas en las que usamos harina de trigo sarraceno).