Hace tiempo que escuchaba sobre este café y como siempre ando buscando cosas nuevas decidí probarlo.

Yo no consumo café de manera regular y cuando tomo trato que sea café en grano, orgánico y de buena calidad.

Si buscas en google puedes encontrar muchas propiedades milagrosas de este café. Yo pasé por una etapa en mi vida en que me volvía fanática de algo, pero ya no. Creo que este café es una excelente alternativa para días en que no tengo ganas de preparar algo más elaborado al desayuno.

Pero por lo que me gusta harto es porque los días en que lo tomo siento que en verdad en las mañanas ando más eficiente, con la mente más clara….cosa que en verdad agradezco porque desde que soy mamá que ando muy cansada y más desconcentrada jijij.

Otra cosa que me pasó es que desde que lo comencé a consumir ando sin ansiedad y con menos hambre. Y a raíz de esto es que he bajdo algunos kilos sin haberlo buscado. Y me encanta comprobar en mi experiencia que consumir grasas no es sinónimo de engordar.

Bueno, te recomiendo probar este café, no pensar que es milagroso y tenerlo en cuenta como una opción más.

Lindo día!

 

- 1 y ½ cucharadas de café molido.

-  200 ml. de agua

- 1 cucharada de aceite de coco

- 1 cucharada de mantequilla de campo

- 1 cucharadita de colágeno (opcional, yo se lo agrego porque es uno de los suplementos que trato de consumir a diario y porque al aportar proteínas hace que este café sea más saciador para el desayuno).

- Agregar el café molido a una prensa francesa y luego agregar los 200 ml. de agua hirviendo. Dejar reposar 3 minutos.

- En una licuadora agrega el colágeno, mantequilla y aceite de coco y el café.

- Procesar por 40 segundos.

- Servir inmediatamente.