Para muchos es algo muy desconocido y al principio parece muy extraño y por lo mismo, surgen preguntas como ¿y las proteínas?, ¿comes carne cruda? ¿cómo lo haces? ¿si no comes ni pan, ni tallarines, ni carne, entonces que comes? Bueno, es por esto que decidimos contar de manera resumida de qué se trata este nuevo estilo de alimentación que cada día tiene más adeptos. La alimentación viva propone comer los alimentos crudos o no sometidos a mas de 45 grados de temperatura. La explicación a esto es que en el proceso de cocción se destruyen cerca del 80 % de las vitaminas y minerales y alrededor del 100% de los fitonutrientes y enzimas de los alimentos. Por lo tanto, cuando elegimos incorporar una mayor cantidad de alimentos vivos a nuestra vida estamos realizando un acto de auto-ciudado invaluable: estaremos entregando a nuestro cuerpo todos los componentes necesarios para que este pueda regenerarse diariamente, para que el manejo del estrés se realice de una manera óptima y para que podamos vivir mas felices y sanos. En un principio esto puede parecer complejo y difícil, pero a medida que vamos conociendo nuevas combinaciones y preparaciones de alimentos naturales, el cambio se vuelve mas fácil y se empieza a descubrir otro nivel de sabores y sensaciones. La alimentación viva incorpora: - Frutas - Vegetales - Frutos secos - Semillas - Algas - Brotes y granos germinados - Pastos y hierbas - Comidas fermentadas - Aceites de presión en frío   ¿Por qué elegir la alimentación viva o raw food? Existen diversos estudio que han comprado que al ingerir alimentos cocidos se produce una Leucocitosis digestiva, lo cual quiere decir que se produce un movimiento de glóbulos blancos hacia el intestino, hecho que no sucede cuando ingerimos alimentos crudos. Como consecuencia de esto, el sistema inmune no puede trabajar de manera efectiva y existe una mayor probabilidad de enfermarnos. Hoy en día muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a los resfríos, fiebres, dolores de cabeza, dolores corporales y alergias. Todos estos son síntomas que aparecen en la primera etapa de un cuerpo enfermo. Creemos que por más que estemos acostumbrados, todos estos síntomas son peligrosos  y dañinos y en gran parte se generan a partir de una mala alimentación. Por lo tanto, a partir de una dieta basada en alimentos vivos es posible alcanzar nuevos niveles de vitalidad, felicidad y energía que muchas veces creemos es imposible de alcanzar. A través de la alimentación viva puedes: - Alcanzar nuevos niveles de energía - Un estado de salud óptimo - Disminuir el estrés - Mejorar la digestión - Frenar el envejecimiento - Crear una apariencia mas atractiva - Reducir el peso corporal sin grandes esfuerzos - Mejoría y eventual desaparición de acné, soriasis y eczema - Reducción de celulitis - Disminuir las gripes y resfríos - Mejorar el tono muscular, la fuerza y resistencia - Mejoría en los patrones de sueño - Tener una actitud mas positiva y una disposición de mayor calma - Mayor claridad mental y concentración - Remisión espontánea de enfermedades   Creemos que no es necesario alimentarse 100% de alimentos crudos o vivos, y ciertamente a través de nuestra experiencia y de lo que hemos investigado hemos aprendido que muchas veces lo ideal es consumir cerca de un 60% de alimentos vivos y por diferentes motivos no es recomendable que todos intenten comer una dieta completamente crudívora. Lo principal es eliminar de nuestra alimentación alimentos como los almidones y harinas refinadas y procesadas (pan, masas, galletas, queques, etc.), las bebidas gaseosas y los lácteos altamente procesados y pasteurizados. Lo ideal es ir de a poco, y tratar de hacer pequeños cambios día a día, sin presionarse ni obligarse, ya que esto hará más difícil el proceso de cambiar la alimentación. Hay que lograr que el cambio sea algo entretenido, que te motive a diario y que no se transforme en algo que te produzca estrés. Para esto, puedes escribirnos si tienes dudas a info@lovinglife.cl  y seguir nuestro blog   :) Que tengas un maravilloso día!