Cada vez que escucho que alguien está siguiendo una dieta me es imposible pensar que van a obtener resultados permanentes a largo plazo. Por lo general las dietas no resultan, y creo que se debe en gran medida a que todos en algún momento comemos dependiendo de nuestras emociones.

Por lo tanto, creo que si queremos cambiar nuestra forma de alimentarnos, es importante que podamos ir de a poco siendo concientes de los patrones emocionales que nos llevan a comer alimentos que nos son los más óptimos para nuestra salud y que no nos permiten eliminar kilos extras. Otra estrategia que es crucial, es aprender sobre los efectos de los alimentos sobre nuestras salud física y emocional.

Por eso, lo ideal es NO seguir una dieta, sino que seguir una pauta flexible dentro de la cual cada uno aprende a reconocer que alimentos apoyan nuestros objetivos. Creo firmemente que cuando nuestra dieta se basa en alimentos que existen en la naturaleza, mejora nuestra salud y los kilos extras desaparecen con facilidad. Una pregunta básica que podemos hacernos para saber qué alimentos elegir es ¿Crece esto en la naturaleza? Por lo tanto, si vamos a comer un pedazo de pan, la respuesta es no, porque aunque el trigo provenga de la naturaleza, jamás encontraremos una marraqueta creciendo en un árbol. En cambio si vamos a comer huevo, la respuesta a la pregunta básica es sí, claramente podemos ir caminando por un campo y encontrar un huevo.  

Pero para que te hagas un idea más clara aquí hay un listado de alimentos que puedes comer para NO preocuparte de hacer dieta. Si consumes en un 80% a 90% sólo los alimentos de esta lista olvídate para siempre de las dietas (también es necesario ir eliminando por completo los alimentos de la segunda lista):

-       Granos/cereales: Quínoa, mijo, trigo sarraceno, avena.

-       Lácteos y productos de animales:  Huevos orgánicos, queso de cabra orgánico, carnes de animales alimentados con pasto y sin hormonas ni antibióticos, pollos orgánicos o libres de hormonas y antibióticos y pescados.

-       Frutas: Todas

-       Verduras: Todas

-       Frutos secos (sin tostar y sin sal): nueces, almendras, semillas de sésamo, semillas de maravilla, semillas de chía, etc.

-      Hierbas y aliños (en lo posible orgánicos): albahaca, pimienta, cúrcuma, jengibre, canela, hinojo, cardamomo, etc.

-       Algas: cochayuyo, nori, wakame, hijiki, etc.

-       Sal de mar: que sea 100% sal de mar y que no contenga otros ingredientes.

-       Aceites: Usar ghee o aceite de coco para cocinar y aceite de oliva extra virgen de presión en frío para ensaladas.  

Y dentro de los alimentos que es mejor eliminar:

-       Las bebidas artificiales

-       Pan blanco de trigo (es mejor optar por el pan 100% centeno, pero lo mejor es no comer todo el tiempo)

-       Lácteos pasteurizados convencionales (los yogurt y leches que venden en los supermercados provienen de animales que han sido tratados con hormonas y antibióticos y que no reciben una alimentación adecuada, además tienen otros ingredientes que es mejor evitar)

-       Carnes procesadas (vienesas, salchichas, salame, nuggets, hamburguesas, etc.)

 

Creo que seguir una dieta basada en esta lista es un acto muy liberador, ya que no es necesario contar calorías, ni carbohidratos o gramos de grasas. Todos estos alimentos provenientes de la naturaleza son asimilados perfectamente por nuestros órganos y por lo tanto, no hacen sentir bien físicamente. Además, nos entregan los nutrientes necesarios para que nos mantengamos tranquilos, satisfechos y con energía, lo que de a poco va a significar que vas a dejar de tener antojos por comidas poco saludables y vas a conectarte con las necesidades de tu cuerpo.