La avena cada día es más utilizada, y es claramente porque cuando sabemos prepararla nos damos cuenta de lo simple y deliciosa que es. 

Es una excelente alternativa para un desayuno, ya que deja muy satisfecho y es muy rica.

Para esta receta yo la preparé con cacao porque es mi versión preferida, pero puedes omitir el cacao y agregarle canela, jengibre, cardamomo, cúrcuma o lo que tú prefieras.

Luego de haberla cocinado puedes decorarla con nibs de cacao, almendras, nueces, pasas, mulberries, coco rallado o en láminas, etc. 

Yo quise hacer esta versión cocinada sólo con agua para mostrarles que no se necesita hacerla con leche para que quede rica, pero si gustas puedes reemplazar el agua por leche de coco, leche de almendras, leche de cabra o de vaca.

Además, si no tienes ganas o tiempo de hacer este desayuno en la mañana lo puedes dejar hecho en la noche y guardarlo en un recipiente con tapa para comerlo al día siguiente.

Espero que les guste tanto como a mi

Lindo día!

  • 1/2 taza de avena
  • 1 cucharada de cacao amargo
  • 1 cucharada de azúcar de coco
  • 1 cucharadita de aceite o mantequilla de coco
  • 1 taza de agua

- En un olla agregar todos los ingredientes y revolver constantemente hasta que esté espesa.

- Servir inmediatamente y decorar con fruta y frutos secos.