Hola! Para los que siguen nuestro blog desde hace tiempo, quizás hayan leído que una de las razones por las que seguimos un estilo de vida más natural, es porque gracias a esto llevamos varios años sin enfermarnos. Bueno, hasta ahora jejeje, ya que la semana pasada me resfrié  :( , y fue todo muy extraño, ya que ni recordaba lo desagradable que es que te duela la garganta y estar congestionada.

Al principio me enojé conmigo misma por haberme resfriado, pero luego entendí el motivo de mi enfermedad. Yo creo mucho en que las enfermedades son señales de nuestro cuerpo para que pongamos atención a pensamientos/emociones de los cuales no estamos siendo conscientes. Sin embargo, creo que también hay un componente físico. Me atrevería a decir que la salud es un 50% pensamientos y el otro 50% la alimentación.

Resulta que desde hace un tiempo comencé a comer cosas que antes prefería no comer. Iba a un cumpleaños y me comía un trozo de torta, si me invitaban a algún lado comía lo que hubiera en el lugar, etc. Hice esto porque por un lado estas son cosas ricas y porque llevaba varios años llevando mi propia comida a los lugares y llegó un punto en el que me cansé. Me cansé de prepara mis comidas especiales y me cansé de cómo nos miraba la gente y de que nos hicieran mil preguntas de por qué no comíamos lo que comían todos los demás, etc. (Es también muy raro los cuestionamientos sociales. Hace más de 1 año hicimos un video de los desafíos sociales que conlleva seguir una alimentación más natural, y en un par de semanas grabaremos la segunda parte.)

Bueno, así que estuve  como 2 meses comiendo cosas con azúcar refinada, con harina blanca, con químicos, etc. (comí esto sólo unas pocas veces y cuando nos invitaban a comidas familiares, matrimonios, fiestas, etc.). Al principio esto me ayudó porque me sacó un estrés de encima, sin embargo, creo que a la larga esto provocó que me resfriara. Los días que estaba resfriada me sentía enojada, por haber permitido que me importara lo que los demás pensaran.

Pero, gracias a las conversaciones con Gabriel pude darme cuenta de que fue muyyy bueno para mí haber estado en cama, ya que me acordé todo lo desagradable que es estar enfermo y NO quiero sentirme más así. (sólo fueron 2 días en cama y sin fiebre, aún así no me gustó) Ahora entiendo más a las personas que padecen de alguna enfermedad, ya que lejos es mucho más fácil tomarse un remedio y seguir con tu vida. Ojo, acá no quiero decir que la medicina tradicional sea mala, de hecho creo que se han alcanzado logros importantísimos, y bajo situaciones puntuales, (accidentes por ejemplo) creo que es necesaria y salva muchas vidas diarias.

Sin embargo, a su vez daña muchas vidas, ya que las personas se desconectan de su cuerpo, de sus emociones, se auto medican, se vuelven dependientes del fármaco y finalmente la persona prefiere seguir con la enfermedad a cambiar su estilo de vida, y eso no es culpa ni de los doctores, ni las farmacias, ni la sociedad, sino que la responsabilidad recae en cada uno de nosotros. Volviendo a mi experiencia, este resfriado me sirvió para motivarme y darme cuenta de que alimentarse bien (lo que para mi es comer alimentos integrales, naturales , preparados en casa y sin químicos) realmente ayuda.

Gracias a mi resfriado voy a volver a comer cosas que yo sé que me aportan y no que me restan energía y prefiero volver a llevar mis comidas a todos lados, porque aunque a los demás les parezca extraña la forma en que nos alimentamos, sólo nosotros sabemos los miles de beneficios que esto nos entrega. Quise compartir esto que me pasó los últimos días para que se motiven a cambiar, a comer alimentos sin químicos, preparados en casa y que vengan de la naturaleza....porque una vez que vean los beneficios NO hay vuelta a atrás.

Además, para que sepan que esto es un camino interminable y que todos los días se aprenden cosas nuevas. Hay que tener en mente los beneficios a largo plazo, porque un trozo de torta te entrega un placer momentáneo, pero sentirse saludable, no resfriarse, no tener alergias, no tomar remedios, sentirse plen@ y conectad@ con tu cuerpo te entrega una felicidad que dura muuuuuchooo más. Desde hoy quiero retomar mi estilo de alimentación, porque en mi interior sé que cuando elijo no comer un trozo de torta u otro alimento con colorantes/preservantes,  estoy cuidando, amando y honrando a mi cuerpo y él me lo agradece con salud y vitalidad infinita :)  

Por último algo para reflexionar... ¿Si es que se supone que nos amamos a nosotros mismos, por qué no estamos comiendo saludable, si el alimento es la bencina de nuestro cuerpo?