Este fin de semana pudimos disfrutar de algunos días en la playa, y caminando por ahí encontramos una feria en donde vendían muchos productos locales. Compramos una miel muy rica, cremosa y un poco menos dulce. Hace algunos años atrás, no consumía mucha miel, ya que solía seleccionar mis alimentos dependiendo si tenían muchas o pocas calorías y grasas.

Sin embargo, cada vez más voy dejando esa mentalidad en el pasado y ahora consumo los alimentos de acuerdo a la cantidad de nutrientes que me aportan. Por eso hoy en día consumo miel prácticamente todos los días, para endulzar algunos batidos o para preparar aderezos para las ensaladas.

Existen muchos tipos de miel, y los sabores, colores y aromas dependen del tipo de flores o árboles que polinizan las abejas productoras. La miel posee muchas propiedades nutricionales (vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos y antioxidantes) y medicinales (propiedades antibacteriales y antibióticas entre otras), pero para que podamos realmente aprovechar todos sus beneficios es importante que nos preocupemos de consumir miel que sea lo más pura posible, que no se encuentre procesada, que no se haya calentado y que no contenga otros tipos de azúcares agregados. 

De hecho, para la medicina Ayurvédica, la miel puede ser muy útil para tratar algunas enfermedades, pero cuando se calienta esta se transforma en un creadora de toxinas internas y no obtenemos los beneficios. Alguna de las cosas para las que nos puede ser útil la miel son: tos, dolor de garganta, insomnio, colon irritable, diarrea, úlceras estomacales, para sanar heridas, etc.

Además, en un libro llamado "Eating for beauty" de David Wolfe, el comenta que cuando nos salen aftas lo mejor es aplicarnos una pasta de miel con cúrcuma :). Otro interesante dato es que cuando la miel es no procesada, natural, y mantiene sus propiedades intactas ayuda a sanar quemaduras. Y bueno, hacernos una máscara facial con miel deja la piel muy suave!

Creo que otro factor importante que hay que considerar es que las abejas trabajan mucho para producir la miel, y por lo tanto, debemos consumirla con moderación y gratitud :) . También es bueno tener en cuenta es que e mejor evitar dar miel a niños menores de un año por la posibilidad de que pueda estar contaminada con botulismo. Por último, es mejor consumir miel con prudencia si es que tienes diabetesresistencia a la insulina.

¿Cómo te gusta comer la miel?