Esta receta me tiene demasiado feliz!

Hace un tiempo quise volver a comer mayoritariamente paleo, porque es el tipo de alimentación que más me hace sentido en lo teórico, pero además porque me hace sentir muy bien.

Lo bueno es que Gabriel (mi marido) y Diego (mi hijo de 1 año y 10 meses) también son felices comiendo así.

La verdad es que no hecho taaanto de menos el pan u otras cosas, pero de vez en cuando sí es rico comer pan y ahora que puedo hacer este que es paleo de seguro que no extrañaré otros panes.

Estos pancitos tienen un sabor increíble, una textura casi idéntica al pan amasado y son muy fáciles de preparar.

Espero que los disfrutes tanto como nosotros!

Lindo día!

- 1 taza harina de tapioca

- ¼ taza harina de coco

- ½ taza de ghee

- ½ taza de agua tibia

- 1 cdta de sal rosada o sal de mar

- 1 huevo

*harina de coco extra para agregar en caso de que la masa quede muy líquida

- mezclar la harina de coco con la harina de tapioca y la sal de mar.

- en otro recipiente mezclar el agua tibia con el ghee y mezclar hasta que el ghee se derrita.

- luego agregar el aceite con agua al recipiente con las harinas y agregar el huevo.

- mezclar bien y dejar reposar 5-10 minutos para que la harina de coco absorba todo el líquido.

- Si después de los 10 minutos la mezcla sigue muy líquida agregar de a 1 cucharada de harina de coco.

- llevar al horno a 180 grados por 20-30 minutos o hasta que estén dorados por fuera.

- servir inmediatamente o guardar en un recipiente con tapa.