Cómo ya hemos mencionado antes en nuestro blog, nosotros hace algún tiempo dejamos atrás el veganismo por 2 motivos. En primer lugar, descubrimos que las personas que tienen éxito con este tipo de dieta consumen una gran cantidad de suplementos alimenticios, y nosotros preferimos obtener los nutrientes desde los alimentos.

Y, en segundo lugar, luego de algunos años de vegetarianismo y veganismo, comenzamos a tener antojos por alimentos de origen animal. En un principio, no escuchamos nuestros "antojos" porque de acuerdo a lo que habíamos leído estos alimentos eran "dañinos", sin embargo, después de un tiempo decidimos hacer caso a nuestra intuición, y como nuestro objetivo es comer de manera consciente, entonces decidimos escucharnos y probar con algunos productos animales ojalá de cultivos orgánicos o de libre pastoreo.

Luego de algunos meses después de haber hecho este cambio, podemos decir que nos sentimos mejor, y a pesar de que hemos incorporado alimentos de origen animal, seguimos sin resfriarnos, sin alergias, ni dolores de cabeza  u otros problemas que el común de la gente considera "normales". Justo hoy estaba visitando los blogs que leo a diario, y me encontré con otra persona a la cual le sucedió algo similar a nosotros. Recuerdan el documental "Supersize me", en el cual un tipo se somete a alimentarse exclusivamente de Mc Donald's. Bueno, la ex-esposa del protagonista de este documental era vegana y hace unos días publicó en su blog, un post en donde explica por qué dejó el veganismo y ahora en su alimentación incluye carnes. Pueden ver su artículo pinchando acá.

Al igual que ella, he leído otras historias de personas que dejan de lado el veganismo, cómo el caso de estas gemelas, quienes también fueron crudivoras y ahora incluyen huevos y carnes en su alimentación (uno de las ventajas de vivir en USA es que puedes encontrar una infinidad productos de origen animal cultivados conscientemente y alimentados con productos orgánicos).

En general, lo que plantean quienes han dejado de lado el veganismo, es que llevar este tipo de alimentación (basada en frutas, verduras, semillas, frutos secos, algas etc.), resulta muy útil al principio, ya que nos ayuda a desintoxicar nuestro cuerpo, lo que nos hace sentirnos mejor que nunca y ayuda a muchos a sanar de algunas enfermedades.

Sin embargo, pareciera ser que a largo plazo este tipo de alimentación comienza a generar problemas y las personas comienzan a sentirse no tan bien. Por lo tanto, para mi opinión llevar una alimentación crudívora y vegana es recomendable sólo por un periodo de tiempo acotado. Sin embargo, esto es más complicado ya que muchos de los que alguna vez optamos por el veganismo o vegetarianismo, lo hicimos entre otras cosas por lo terrible que es el trato que se da a los animales.

En mi caso, el volver a comer productos animales, en especial carnes, me ha generado discordancia, ya que por un lado siento pena y compasión por el trato que reciben los animales, pero por otro lado siento que mi cuerpo necesita carne....es algo que aún no tengo del todo resuelto, por eso cuando compro carne lo trato de hacer de lugares que alimenten a los animales con alimentación natural, ojalá orgánicos y sin antibióticos y hormonas.

A continuación dónde compro cada producto de origen animal:

- Carnes rojas: las compro en el Jumbo.

- Pollos, huevos y queso: los compro en la Ecoferia.

- Yogurt: lo compro en La Fraternal.

- Mantequilla la compro en La Chakra, Pan Semilla o en el Jumbo una marca que se llama Kerrygold.  

Si por motivos éticos y morales quieres llevar una alimentación vegana, entonces debes ser muy aplicado(a) e investigar todos los nutrientes que necesitas suplementar, en general estos nutrientes son: Vitamina A, Vitamina D, Vitamina B12, Vitamina K2, entre otras.

Quise escribir nuevamente sobre este tema, ya que me han escrito varias personas que dicen que su objetivo es lograr llevar una dieta vegana. Y es algo que ocurre mucho actualmente, ya que en general las dietas saludables están asociadas a productos bajos en calorías y grasas, por lo que los productos animales como carnes, quesos y mantequilla ha sido relegados a la categoría de "alimentos prohibidos" en una dieta sana. Finalmente, creo que todo en exceso provoca daños y lo importante es que cada uno descubra el equilibrio que funciona para cada cuerpo. Creo que  lo esencial para mantener una vida saludable, es aprender a preparar nuestras comidas y reducir al mínimo el consumo de alimentos procesados y envasados, ya que así evitamos la inmensa cantidad de conservantes, colorantes y tantos otros químicos presentes en estos.

Un abrazo a tod@s!!!  

Importante: lee la segunda parte de este artículo pinchando AQUÍ.