A mi me encantan las mermeladas porque son muy útiles para comer colaciones o snacks. Se pueden comer con panqueques de avena o de almendra, sobre unas galletas de arroz, sobre tostadas de pan integral, mezcladas con yogurt, etc.

Un gran problema es que la mayoría de las mermeladas tienen mucha azúcar refinada. Y cuando las hacen sin azúcar, les agregan endulzantes artificiales como sucralosa y por supuesto algunos conservantes. Otro “problema” es que para hacer mermeladas la fruta se cocina por mucho rato, lo cual hace que se pierdan muchos de los nutrientes presentes en las frutas.

Por este motivo es que quise compartir esta receta, porque es una mermelada que es baja en azúcar, conserva los nutrientes de la fruta y aporta omega 3 y calcio que son nutrientes presentes en las semillas de chía.

Para la mermelada vas a necesitar:

- 1 y ½ tazas de frutillas frescas (se pueden reemplazar por mango, duraznos, arándanos, etc.)

- 1 cucharada de miel de maple

- 2 cucharadas de semillas de chía

Preparación:

-       Limpiar las frutillas y retirar las hojas.

-       Poner en un recipiente junto con la miel de maple y licuar con una minipimer.

-       Agregar las semillas de chía, revolver bien y dejar reposar por 30 minutos.

-       Guardar en un frasco con tapa hasta por 5 días dentro del refrigerador.