Hay veces en las que siento que cuando necesito algo en mi vida, de alguna forma me llega de sorpresa ;) Hace tiempo que venía leyendo información acerca del Kéfir y tenía ganas de tenerlos, pero no había encontrado. Y hace un mes más o menos, fui a La Fraternal y la dueña, Katy, me pregunta si es que quiero que me regale unos Kéfir de agua orgánicos!!!

Para los que no saben de qué estoy hablando, les cuento que los Kéfir son bacterias ácido-lácticas y levaduras que viven simbióticamente. Estas bacterias a nuestra vista se ven como pequeños cristales de gelatina transparente y con ellas se pueden preparar bebidas ricas en probióticos. Para preparar estas bebidas es necesario ir alimentando a los Kéfir con agua y azúcar.

Cómo yo no consumo azúcar blanca, compré una bolsa de azúcar rubia orgánica para alimentar a mis Kéfir. La preparación es bastante simple, y hay que realizarlo día por medio o cada 48 horas (puede ser menos tiempo en primavera o verano, ya que el calor hace que el proceso de fermentación se acelere).

No es recomendable esperar más tiempo porque si se les acaba el azúcar no tienen de qué alimentarse y pueden morir :( Por lo general se necesitan 3 a 4 cucharadas de granos de Kéfir para preparar un litro de agua azucarada  (es suficiente 1/4 de taza de azúcar para 1 litro de agua).

Lo bueno de los Kéfir, es que en la medida que se va realizando el proceso de fermentación, va disminuyendo el contenido de azúcar presente en la bebida final, por lo que el Kéfir de agua es una excelente opción para quienes gustan de tomar jugos o bebidas azucaradas. Otro dato importante, es que los Kéfir necesitan de minerales para mantenerse sanos, por lo que lo mejor es prepararlos con agua mineral. Si no tienes agua mineral puedes usar también agua purificada, pero jamás uses agua de la llave, porque el contenido de cloro también los puede dañar. También, cuando uno los prepara es importante utilizar jarros de vidrio y utensilios de madera. Cada vez que se ha finalizado el proceso de fermentación se utiliza un colador para separar el líquido de los granitos de Kéfir, y el colador debe ser de plástico y no de metal. Existe otro tipo de Kéfir, que es el que se conoce como yogurt de pajaritos. Estos son diferentes a los de agua, ya que mientras los de agua se alimentan de azúcar; los de leche se alimentan de lactosa. Por lo tanto no puedes utilizarlos indistintamente, ya que si lo haces los puedes dañar.

En internet existe mucha información acerca de los beneficios del kéfir de agua. Y si bien a mí me cuesta creer en pócimas milagrosas, que prometen curar de miles de enfermedades, creo que el kéfir es una excelente forma en que podemos consumir probióticos, para así ayudar a que nuestro sistema digestivo funcione mejor. Yo llevo cerca de un mes tomándolo y no he notado grandes cambios, pero lo disfruto mucho y cuando lo tomo siento que me hace bien.

Además, siento que si me llegaron de regalo es porque quizás los necesitaba ;)

Por el momento mis Kéfir no se están reproduciendo, así que aún no puedo regalar, pero cuando pueda les aviso! Saludos a tod@s!  

*acá en Chile también se les llama Hongos Tibetanos **