Quizás todo lo que voy a escribir hoy es un poco obvio, yo también lo sé hace tiempo, pero me cuesta recordarlo a diario. Creo que en general estamos acostumbrados a querer ver resultados rápidos, ya sea cuando comenzamos una dieta, un deporte, etc. Sin embargo, me parece que vivir en la ilusión de que los resultados son inmediatos nos hace no perseverar y perder la motivación. Esto me pasó cuando comencé a hacer ejercicios.

Comencé en Marzo, y en mi cabeza pensaba que en Julio ya iba a obtener todos los resultado que andaba buscando, pero llegó Julio, y hasta ese momento había avanzado muuuuuucho más lento. Esto no quiere decir que no haya obtenido mejorías, pero cometí el error de estar enfocada en lo que me quedaba por lograr en vez de estar feliz por lo que ya había logrado. Esto también me ha sucedido con el cambio de estilo de vida. En muchas partes puedes leer que te dicen que cambiando tu alimentación y estilo de vida tu salud va a mejorar, que vas a tener mucha energía, que tu piel va a estar radiante, etc.

Yo caí en eso también...cuando comencé mi cambio de alimentación sentí algunos cambios relativamente rápido, pero con el tiempo me di cuenta de que no hay recetas milagrosas. Yo llevo 4 años comiendo mayoritariamente alimentos no procesados ni refinados, comiendo en lo posible orgánico, y tantos otros cambios y aún sigo teniendo problemas digestivos y algunas espinillas en mi cara...hay días en los que siento rabia y frustración porque he cambiado mucho mi estilo de vida y sigo "luchando" con estos malestares :( , pero luego de sentir esto hago lo posible por recordar que hago esto porque me gusta y lo disfruto y porque si bien no me siento 100% bien todo el tiempo, mi calidad de vida ha mejorado considerablemente.

Una vez más es crucial felicitarnos por lo que ya hemos logrado y reconocer nuestros logros en vez de estar pensando que aún no llegamos a nuestro ideal. Esto hace que disfrutemos más el camino por el cual transitamos, y mágicamente cuando no prestamos tanta atención en el objetivo sino a disfrutar el presente, esos mismos objetivos llegan más rápido. Todos los cambios que hagamos tienen que ir de acuerdo a nuestro ritmo y tienen que nacer de una verdadera convicción y motivación, porque de no ser así, al poco tiempo nos aburrimos y volvemos a lo mismo de antes.

Si queremos lograr cambios estables y permanentes tenemos que saber que esto no sucede de manera lineal y que van a haber días en que sintamos que hemos retrocedido o que nos hemos estancado. La clave está en reconocer lo que hemos avanzado; creo que es importante aprender a disfrutar el proceso. Comprender y tomar consciencia de que lo que estamos viviendo hace que aprendamos nuevas cosas y nos desarrollemos mejor como personas, si de un segundo a otro se nos diera todo lo que deseamos entonces creo que nos sería muy difícil valorar todos nuestros logros.

Bueno, en conclusión, quise compartir esto para que a todos quienes tienen días difíciles puedan hacer este pequeño cambio de actitud, que aunque parezca pequeño tienes efectos profundos en nuestras emociones y pensamientos :)  

¡Un abrazo y que tengan una hermosa semana!