Hola! Hace mucho tiempo que en nuestro canal de youtube nos preguntan por recetas con la pulpa o fibra que nos queda luego de hacer leche de almendras.

Si tienes el hábito de hacer leche de almendras, entonces esta receta te va a encantar porque es sencilla y extremadamente deliciosa.

Espero las disfruten tanto como nosotros :)  

La idea de esta receta es facilitar la vida y no complicarnos por lo que en los ingredientes voy a poner sustitutos, en caso de que no tengas alguno de los ingredientes:

- 1/2 taza de pulpa de leche de almendras (se puede reemplazar por pulpa de leche de nuez, de semillas de sésamo, etc.)

- 1/2 taza de harina de coco (si no tienes harina de coco puedes usar harina de avena o simplemente sólo la pulpa)

- 2 cucharadas de cacao en polvo

- 2 cucharadas de miel, de agave o de jarabe de arce

- 1/4 de taza de aceite de coco

- 2 cucharadas de semillas de chía + 6 cucharadas de agua (puedes reemplazarlas por semillas de linaza)  

 

Preparación: 

- Mezcla las semillas de chía con el agua y deja reposar por 15 minutos, hasta que las semillas suelten un gel (este es un reemplazo a los huevos)

- Calienta a baño maría la miel con el aceite de coco, para que ambos estén líquidos y los puedas mezclar con facilidad con los otros ingredientes.

- Precalienta el horno a 150 grados.

- Mezcla las harinas con el cacao en polvo hasta que estén bien mezclados.

-  Luego agrega la miel con el aceite de coco al bowl con las harinas y junta todo con las manos hasta que obtengas una "masa" que no de desarme.

- Con las manos forma galletas y ponlas en una bandeja para llevarlas al horno por 15 minutos (si es que te gustan blanditas) y por 20-25 minutos (si es que te gustan más duras).

- Luego de sacarlas del horno deben enfriarse completamente antes de comerlas, porque cuando están calientes se desarman.  

Estas galletas son deliciosas! la textura me encanta y puede hacer muchas variaciones. Puedes agregarles canela, ralladura de naranja, chips de chocolate, cacao nibs, coco rallado, etc.