Hola! Tengo una súper receta para hoy. La vengo haciendo hace un tiempo y la idea la saqué del blog de Francisca Duarte, el cual puedes visitar pinchando aquí. Los que siguen el blog hace un tiempo sabrán que yo he tenido algunos problemas digestivos desde siempre. Esto mejoró mucho cuando cambié mi alimentación, sin embargo, aún no estoy completamente bien.

Creo que en gran parte se debe a que cuando me estreso, sin ser consciente de esto, se me manifiesta con una inflamación digestiva.... Por esto mismo, siempre estoy buscando cosas que hacer para sentirme mejor. Una de las cosas que leí que ayudaba mucho para la inflamación del sistema digestivo es consumir gelatina.

Esto, de acuerdo a lo que he leído en el sitio de la Fundación Weston Price y en otras páginas como ésta. Después de leer esto, comprendí por qué cuando uno se enferma de la estómago antiguamente te recomendaban comer jalea....sin embargo, por lo general consumimos jaleas de las que venden preparadas o de las que son instantáneas y vienen en cajitas.

Sin embargo, la otra vez fui al supermercado y me di cuenta de que las jaleas que vienen listas...así como en envases de yogurt, entre sus ingredientes casi no tienen gelatina y están llenas de azúcar y colorantes. Así, que si quieres obtener los beneficios de la gelatina lo mejor es prepararla en casa. La gelatina es rica en colágeno y amino ácidos y entre sus beneficios se encuentra que puede ayudar a la recuperación de articulaciones y cartílagos. También es buena para el pelo, piel y uñas. Ayuda a la digestión haciendo que la comida pase con mayor facilidad por el intestino. Además, la gelatina es rica en el amino ácido glicina, el cual se ha visto tiene propiedades anti inflamatorias y puede ayudar a acelerar la sanación de heridas.

 

Lindo fin de semana para tod@s!              

Para la receta vas a necesitar:

- 2 cucharadas de gelatina sin sabor en polvo (la puedes comprar en supermercados)

- 2 tazas de leche de almendras (para ver cómo hacer leche de almendras pincha aquí)

- 1 taza de agua hirviendo

- 1 taza de agua fría

- 2 cucharadas de cacao en polvo

estevia

- Para servir nosotros usamos cacao nibs y néctar de agave 

*opcional: suero de leche. Yo le agredo 2 scoops o 1/2 taza de suero de leche, porque me como una porción de flan cuando llego del gimnasio. Pero si no quieres usarlo simplemente omítelo.  

Preparación:

- Hierve una taza de agua y le agregas las 2 cucharadas de gelatina.

- Mientras se disuelve en la licuadora pones 2 tazas de leche de almendras, 1 taza de agua, 2 cucharadas de cacao en polvo y estevia (en este momento también agregas el suero de leche si es que vas a usar). Una vez que la gelatina está disuelta, la agregas a la licuadora y mezclas todo.

- Luego divides la mezcla en 4 fuentes y la llevas al refrigerador por un par de horas hasta que esté firme.