Me acuerdo que una vez con Gabriel nos juntamos con unos amigos a comer y elegimos unos burritos rellenos con falafel. Era primera vez que los comía y los encontré muy sabrosos. Los falafel son clásicos de la comida árabe y son como unas croquetas de garbanzos, harina o pan rallado y especias, que luego se fríen y se sirven con salsa de yogurt o tahini. Yo quise hacer esta receta a mi manera, para así hacerla más saludable :) . Mi idea era hacer una versión sin gluten y que fuera al horno y debo decir que la receta es deliciosa.  La receta original la saqué de este blog: pincha aquí.  

 

 

 

Para la receta vas a necesitar:

- 3 tazas de garbanzos crudos

- 1/2 taza de harina de garbanzos (se puede reemplazar por harina de avena, de quinoa, de trigo, etc.)

- 1/2 taza de cilantro fresco

- 1 cucharadita de sal de mar

- 1 cucharadita de comino

- 1 cucharadita de pimienta (si no te gustan picantes reduce a 1/2 cucharadita)

- 1 cucharadita de ajo en polvo (se puede reemplazar por ajo fresco)

Gheeaceite de coco o mantequilla para engrasar la bandeja del horno.  

 

Preparación:

- La noche anterior poner a remojar en agua los garbanzos. Para una mejor digestión déjalos remojando con una cucharada de vinagre de manzana.

- Al día siguiente eliminar el agua de remojo y en la licuadora o procesador de alimentos poner los garbanzos con el resto de los ingredientes y moler bien.

- Dejar reposar 1 hora en el refrigerador y luego armar los falafel.

- Precalentar el horno a 200 grados.

- Ponerlos en una bandeja previamente engrasada con ghee o aceite de coco y llevar al horno hasta que estén doraditos.

- Los puedes comer de inmediato, pero si te sobran y no los vas a consumir pronto los puedes congelar para así tener una opción de almuerzo cuando no tengas tiempo para cocinar. Para cuando los quieras volver a comer, los puedes descongelar 1 hora antes y luego calentarlos en un tostador o en el horno.