Una de las cosas más importantes que he aprendido en el último tiempo respecto de la forma en que nos alimentamos, es el aprender a comer de acuerdo a las estaciones del año. ¿Cómo no me di cuenta antes, de esto que ahora me parece tan obvio?.

Claramente nuestras necesidades físicas y emocionales no son las mismas en verano que en invierno. Creo que este desconocimiento se debe principalmente a la constante presencia de prácticamente todas las frutas y verduras a lo largo del año en los supermercados. Esto nos aleja de la sabiduría antigua, cuando todos conocían las temporadas en que cada alimento se nos presentaba.

Para alguien que nació hace 15 o 20 años resulta difícil reconocer en que temporada se cultivan los tomates….estos están todo el año en los estantes de los supermercados e incluso en muchas ferias. Bueno, y además nos pasa que la mayoría de los alimentos que consumimos son cereales, yogurt, galletas, pan, etc. los cuales son creados artificialmente y sin considerar nuestros requerimientos individuales y estacionales.

Hay 2 cosas que me han permitido reconectarme con los ciclos de la tierra. Una es ir a las ferias orgánicas (Ecoferia y Mercado Orgánico), ya que en éstas pude ir viendo a lo largo del año como los puestos iban cambiando de productos. Y lo segundo es que comencé a ir donde una Doctora de medicina Ayurvédica, que me mostró que somos como los árboles.

En verano nos nutrimos de energía y de la luz del sol y nos desintoxicamos, en Otoño eliminamos lo que ya no nos sirve, en Invierno descansamos y en Primavera florecemos. Es por esto que, quería compartir con ustedes este aprendizaje, que ha tenido un gran impacto en la forma en que me estoy relacionando con mis alimentos. El universo y la tierra son muy sabios. Nos entregan en verano muchas frutas llenas de agua, ideales para mantenernos hidratados en los días de calor. Pero además del agua, encontramos en los alimentos que se cultivan en veranos los nutrientes que requerimos para esta estación. Por ejemplo, es mejor consumir en este tiempo sandía antes que una naranja, ya que es en invierno cuando necesitamos de la vitamina C.  

Creo que mi estación preferida es el verano, ¡amo disfrutar de las frutas y ensaladas! Qué estación te gusta más a ti?