***Todas las opiniones de este blog se basan en experiencia, lectura e investigación personal y no son consejos médicos. La intención es que si te llama la atención un tema, lo puedas investigar y tomar una decisión informada***

 

Cuando nos embarazamos recibimos muchos consejos y muchas veces se vuelve difícil saber con certeza qué opciones tomar y cuales dejar.

Una de las primeras indicaciones que recibimos es la suplementación con ácido fólico. Se sabe que el consumo de esta vitamina es muy importante para la prevención de defectos del tubo neural. Por esto mismo, se advierte a todas las mujeres embarazadas que se suplementen con ácido fólico. Sin embargo, podría ser que el ácido fólico cause algunos efectos adversos si es consumido en exceso. Sobre esto puedes leer en el segundo enlace que recomiendo al final del artículo.

Yo opté por no seguir esta recomendación y en cambio me he estado suplementando con Folato, ya que éste es la forma activa de esta vitamina y, por lo mismo, el cuerpo la asimila de mejor manera. La marca que yo opté por usar, luego de investigar es esta que pedí por iherb.

Estuve averiguando a través de libros e internet y encontré que durante el embarazo la dosis recomendada de folato es de 600-800 mcg al día dependiendo de tu alimentación. Además, lo que muchas no sabemos es que es importante empezar a consumir esta vitamina antes de la concepción. Yo no lo sabía, pero al menos antes de quedar embarazada me preocupé de incluir muchos alimentos que naturalmente nos aportan folato.

Este importante nutriente lo encuentras en vegetales de hoja verde, espárragos, brócoli, lentejas, hígado de pollo o vacuno, yemas de huevo, etc.

Puedes revisar información útil sobre este tema pinchando aquí o aquí.