Ya comenzaron los días de frío y así mismo escuchamos como mucha gente comienza a enfermarse de resfríos, gripes y todos sus derivados. Es necesario que sepamos que si nos enfermamos recurrentemente es porque nuestro sistema inmune no está fortalecido y es importante que lo apoyemos a través de la alimentación.

Si bien el comer sano no nos garantiza no enfermarnos, cuando comemos bien, incluso si nos enfermamos nos recuperamos pronto y los episodios no generan síntomas tan intensos.

Aunque se lea tan básico, es importante comer frutas y verduras de temporada ya que estas son altas en los nutrientes necesarios para estar sanos y no sucumbir ante la presencia de enfermedades. En general culpamos por los resfríos al cambio de aire, a otra persona que estaba enfermo, al frío, etc., pero cuando estamos fortalecidos estos bichos no logran que nos enfermemos.

Por esto, al mismo tiempo que incorporamos más alimentos naturales, es necesario que en el otoño e invierno hagamos lo posible por comer alimentos no procesados, que estén libres de colorantes y otros químicos, ya que todo esto debilita el sistema de defensa de nuestro cuerpo. Me parece que esto es lo más vital,  porque no sacamos nada con comer alimentos procesados y luego tomar vitamina C o espirulina, pensando que así todo va a estar bien.

Algunas de las frutas de temporada que nos ayudan a mantenernos fuertes son naranjas, caquis, granadas, membrillos, kiwis, etc. y verduras como coliflor, acelgas, alcachofas, zapallo, etc.

Junto con estas deliciosas frutas y verduras es ideal consumir granos enteros (como arroz, quinoa, mijo, etc.), legumbres, carnes sin procesar,  huevos de gallinas libres, frutos secos y semillas.

Espero haber logrado transmitir lo importante que es esto si queremos estar sanos :)  

 

*Nota sobre el embarazo: Durante el embarazo el sistema inmune se encuentra más débil, ya que es una forma de proteger al bebé y que el cuerpo de la mamá no lo rechace. Por esto mismo resulta aún más importante que durante esta etapa nos alimentemos bien y así evitar enfermarnos.