Hola! No sé por qué no se me había ocurrido compartir antes esta preparación con ustedes, ya que es demasiado fácil, demasiado rica y demasiado útil :) Lo único que necesitas para preparar en tu casa (y en menos de 10 minutos) la manteca de coco es un procesador de alimentos, una espátula y coco rallado.

Para que esta receta te resulte tienes que saber 2 cosas:

- Lo primero es que tienes que comprar coco rallado. No sirve comprar coco desgrasado.

- Lo segundo es que hay que poner en el procesador de alimentos la suficiente cantidad de coco rallado, ya que si pones muy poco no va a resultar. La mantequilla de coco es diferente al aceite de coco. La manteca de coco se hace incluyendo la grasa y la fibra del coco, en cambio el aceite de coco es sólo la grasa.

Si bien la grasa del coco es una grasa saturada (puedes leer más sobre los tipos de grasas pinchando aquí), es un tipo de grasa que nuestro cuerpo puede utilizar como energía y además, nos ayuda a nutrir el cerebro y para la fabricación de hormonas. Así, que es muy bueno que puedas incluir el aceite y la manteca de coco en tu alimentación.

Yo uso el aceite de coco para preparar el arroz y quinoa, para preparar huevos, para hacer verduras al horno, a veces pongo una cucharadita sobre mi crema de avena en las mañanas, cuando hago panqueques también les pongo un poco encima....hay miles de formas! La manteca la uso también al desayuno y para preparar cosas ricas. Pronto estaremos compartiendo algunas recetas dónde puedan usar la manteca :)

 

 

Ingredientes:

4 tazas o 280 gramos de coco rallado (lo pueden comprar en tostadurías)  


Preparación
:

- Poner las 4 tazas de coco rallado en el procesador de alimentos y procesar hasta que el coco se vuelva líquido. Esto demora aproximadamente 10 minutos.

- En el transcurso de estos 10 minutos es bueno ir parando y con una espátula ayudar a que los trozos de coco que se quedan pegados en el recipiente se mezclen con la pasta de coco.

*la mantequilla de coco cuando recién está hecha es líquida, pero luego se endurece. Si quieres que vuelva a estar líquida la puedes calentar a baño maría o ponerla al sol.