Hola!! Hoy quisimos compartir una receta clásica, pero nosotros la hicimos con una pequeña variación. Nosotros hace un tiempo que comenzamos a leer información sobre la adecuada preparación de granos, cereales y legumbres. Ya que a través del libro "Nourishing Traditions" aprendimos que antiguamente se realizaban ciertas preparaciones que se fueron perdiendo con la modernidad, ya que actualmente se privilegian todas las comidas de fácil y rápida preparación. Una de estas técnicas de preparación es el remojo de granos, cereales y legumbres.

La importancia del remojo de estos alimentos reside en que al realizar esta etapa en la preparación, logramos reducir en gran cantidad algunos anti-nutrientes e inhibidores enzimáticos presentes en algunos alimentos.  Estos anti-nutrientes dificultan una adecuada digestión y además nos impiden absorber algunos nutrientes.

De acuerdo a la Fundación Weston Price, el ácido fítico se almacena en la parte del salvado de los cereales y semillas. El ácido fítico está unido al mineral fósforo y en humanos y animales con un estómago el fósforo no se encuentra biodisponible. Además, de bloquear la disponibilidad de fósforo, la molécula de ácido fítico se une rápidamente a otros minerales como el calcio, magnesio, fierro y zinc, por lo que nosotros tampoco podemos usarlos. Además, de actuar como quelante de estos importantes minerales, el ácido fítico inhibe las enzimas que necesitamos para digerir apropiadamente nuestros alimentos.

Me parece que esta información es crucial para quienes sufren de anemia u otras deficiencias de minerales.... Es por esto, que nosotros preferimos consumir el arroz integral realizando un simple paso previo. La noche previa al día en que vamos a preparar el arroz integral, lo dejamos remojando en un medio ácido.

 

Pero si te gusta el arroz más graneado entonces lo puedes cocinar con 2 tazas de agua. Yo lo hago con 2 y 1/2  tazas y hay quienes lo preparan con 3. Esto también va a depender del tipo de grano. Hay algunos arroces más gruesos que otros, que necesitan de mayor cantidad de agua. Este arroz también sería ideal para hacer estos rollos de sushi que hace un tiempo hicimos con Mijo, puedes ver esta receta aquí.  

Que tengan un maravilloso fin de semana!!    

Para el remojo vas a necesitar:

- 1 taza de arroz integral

- 2 tazas de agua

- 2 cucharadas de vinagre de manzana (también puedes usar jugo de limón, yogurt o suero de leche líquido)  

 

El remojo se debe realizar por un mínimo de 7 horas, pero puede estar en remojo hasta por 24 horas sin problemas.

Cuando ya haya pasado el tiempo suficiente, nosotros colamos el arroz, para eliminar el agua. Y lo ponemos en una olla junto con 2 y 1/2 tazas de agua purificada. Lo ponemos al fuego y cuando comienza a hervir bajas la llama y pones un tostador bajo la olla. El arroz integral se demora aproximadamente 45-50 minutos.

Nosotros este arroz no lo preparamos con sal u otros aliños, ya que yo lo quería usar para el desayuno. Lo que hice fue al día siguiente recalentarlo en una olla con un poco más de agua y cuando ya estaba tibio le agregué canela en polvo, una cucharadita de miel y almendras. Cuando lo comimos para el almuerzo, le agregamos un poco de sal de mar, ghee y porotos negros.... y quedó muuyyyy rico!