Hola! Hace tiempo que ando probando recetas con harinas menos tradicionales. Una de mis favoritas es la de trigo sarraceno/alforfón. Me encanta su sabor y hace que las cosas queden bastante similar a la harina de trigo. Otra de mis favoritas es la harina de avena, simplemente porque es deliciosa y además muy económica.

También he estado probando con harinas de quinoa y amaranto. Estas me gusta mucho por los nutrientes que aportan, sin embargo creo que es mejor mezclarlas con otras harinas, ya que el sabor de la harina de quinoa y la de amaranto es fuerte. Hay 2 tipos de harinas que se usan sobre todo cómo reemplazo de huevos en recetas veganas. Éstas son las harinas de linaza y de chía. Ambas son muy simples de hacer. Últimanente hay muchas harinas que podemos usar para hacer recetas saludables, nutritivas y libres de gluten, en el blog hemos publicado recetas con harina de garbanzos, con harina de lentejas, con trigo sarraceno,  con harina de maíz, etc.

Algunas de estas harina son más difíciles de conseguir y otras veces pueden ser muy caras. Lo que recomiendo es comprar la harina de garbanzos o la de lentejas y almendras sin cáscara ya que es más difícil hacerlas en casa. Sin embargo, la harina de quinoa, la de amaranto, la de trigo sarraceno, la de linaza, la de chía  y la de avena son muy fáciles de hacer. Estas harinas son básicamente la semilla o cereal molidos hasta obtener un polvo de textura fina y suave. Lo más probable es que con los implementos que tenemos en casa no nos queden perfectamente molidas, pero eso no es para nada un problema. Quizás puede afectar un poco la textura de las recetas, pero creo que no es nada grave :)

Para hacer estas harina necesitas tener:

- 1 licuadora de alta potencia o 1 procesador de alimentos o 1 molinillo para café. Lo ideal es tener una licuadora de alta potencia como la Blendtec o la Vitamix, ya que hacer harinas en estas licuadoras es sumamente fácil. También puedes hacer harinas si tienes una Thermomix. En caso de no tener esta licuadora, la segunda mejor opción es un procesador de alimentos. En este, nos podemos demorar un poco más, pero de todas formas es factible hacer las harinas en esta máquina. La tercera opción es el molinillo para café. Esto se puede usar perfectamente, sin embargo tienes que ir haciendo de a pequeñas cantidades, lo cual puede resultar un poco inconveniente si es que necesitas moler 1 kilo de avena, por ejemplo.

Para la harina de quinoa: si compraste quinoa previamente lavada entonces puedes molerla directamente. Si tienes una quinoa en bruto, que no ha sido lavada, entonces eso significa que la quinoa tiene muchas saponinas (son un compuesto químico que se da de manera natural en algunas plantas, entre ellas la quínoa y es lo que le da un sabor un poco amargo a la quínoa), por lo que es mejor que antes la laves y luego la pongas a secar por un par de horas en el horno a temperatura media. Una vez que esté seca la puedes moler. Todas estas harinas pueden durar varios meses, pero te recomiendo que para conservar mejor sus nutrientes las guardes en un recipiente cerrado en el refrigerador. Las puedes guardar también en el congelador. La próxima semana publicaremos una receta deliciosa con harina de quinoa, amaranto y linaza :)  

Espero les haya sido útil esta información :)

Buen fin de semana para tod@s!