Hola! Bueno, sigo con mis recetas fáciles, simples y nutritivas, para quienes tienen poco tiempo. Creo que cuando queremos llevar una alimentación saludables y xlibre de alimentos procesados, comprendamos que se requiere de un gran compromiso y organización.

A mi me pasa que cada vez que no me organizo en prepararme comidas sanas y nutritivas, termino comiendo cosas con las que después no me siento 100% bien.

Una de las recetas que hago todas las semanas es la de pan de plátano verde (la puedes ver pinchando aquí), ya que es delicioso, nutritivo y sin gluten.

Pero a veces también para el desayuno, necesito de una opción que pueda preparar con días de anticipación y que después esté lista en el refrigerador para llevar.  

Esta receta la puedes hacer los domingos y así tener todos los desayuno de lunes a viernes.

Lindo día!              

Vas a necesitar (para una porción), quieres hacer para más días vas multiplicando la receta :).

- 1/2 taza de avena integral

- 1 cucharada de semillas de chía

- 4 cucharadas de leche de almendras (u otra leche vegetal)

- 1 taza de fruta a elección.

- 1 cucharada de mantequilla de maní (también puede ser de almendras, cajú, nuez, etc.)

- 1 cucharadita de miel de arceagave o estevia

- 2 cucharadas de pipocas de amaranto.

- 1 cucharadita de polen de abejas.  

Preparación:

- En un recipiente poner avena y cubrir con agua. Dejar reposar 8 horas.

- En otro recipiente, agregar 1 cucharada de semillas de chía con las 4 cuchardas de leche de almendras y dejar reposar el mismo tiempo que la avena.

- Después de 8 horas, colar la avena, lavar con agua y estrujar.

- En un frasco o recipiente mezclar la avena con las semillas de chía.

- Sobre esta mezcla agregar 1 cucharada de mantequilla de maní, 1 cucharadita de miel de arce, la fruta, pipocas y polen.

- Tapar y refrigerar.

Consumir de inmediato o dejarla en el refrigerador para cuando necesites un desayuno rápido, nutritivo y delicioso

*Puedes dejar la mezcla de avena y chía hasta por 5 días en el refrigerador.