Hace un año no hubiera comido avena porque tiene un poco de gluten. Hoy la disfruto todos los días :)

  Hoy quería escribir algo diferente. Quiero compartir con ustedes algo que ha estado sucediendo últimamente. Hace 2 años que cambié mi alimentación. Dejé de consumir alimentos procesados, refinados y envasados. Me hice consciente de que lo que ingerimos tiene profundos efectos en nuestra salud física, mental y emocional. Al principio conocí la Alimentación Viva o “Raw Food” y ya a los 2 meses de seguir los principios que plantea, pude notar enormes cambios en mi vida. Estuve cerca de un año consumiendo básicamente frutas y verduras, todo crudo y mínimamente procesado. Pensé que al sentirme tan bien, desde ese momento no tendría más problemas de sobrepeso, enfermedades, etc. Estaba feliz. Sin embargo, llegó un punto en que dejé de sentirme con tanta energía y constantemente andaba con antojos por cosas dulces y con ansiedad. Comencé a averiguar y es tanto lo que he aprendido, que hoy he sido capaz de flexibilizar un poco mi percepción de comidas saludables. En los últimos 2 o 3 meses he ido incorporando a mi vida nuevas ideas, dejé de creer que la Alimentación Viva sea la única y mejor forma de alimentarse, o quizás lo es, pero ciertamente no es para todos. Me di cuenta de que hay preparaciones de alimentos que aunque no sean crudos, le hacen muy bien a mi cuerpo y me hacen sentir relajada y sin ansiedad. Pero bueno, lo que quería compartir es la idea de que no hay una verdad absoluta respecto de cómo debiéramos alimentarnos. Lo importante es saber que nosotros somos los únicos expertos en nuestro cuerpo, y es por lo mismo que debemos aprender a reconocer aquello que nos beneficia y aquello que no nos hace tan bien. Depende únicamente de nosotros mismos llegar a una forma de alimentarnos que nos haga sentir bien en todo ámbito. Para algunos esto puede incluir cosas como las carnes y para otros comer sólo verduras. Hoy todavía no logro saber cuál es mi dieta ideal, pero me entretiene mucho experimentar y conocerme más.   Cuál crees tu que es tu dieta ideal?