Hace mucho tiempo que venía escuchando de la leche dorada como una excelente forma de consumir cúrcuma y aprovechar todas sus propiedades. Pero me puse a investigar y descubrí que la leche dorada se debe hacer idealmente con un pasta dorada porque la cúrcuma requiere de cocción y de ser consumida en conjunto a pimienta negra (aumenta la biodisponibilidad de la curcumina en un 2.000%) y una grasa para que podamos aprovechar todas sus propiedades.

Decidí hacer esta pasta dorada porque además de servir para hacer leche dorada sirve para saborizar y aportar nutrientes al arroz o quinoa, para mezclarla en un té, para hacer sopas o guisos o incluso la he comido con huevos revueltos.

 

Dentro de las propiedades de la cúrcuma están:

- antiinflamatoria (ideal para personas con artritis, esclerosis, etc.)

- ayuda a mantener niveles saludables de colesterol

- apoya el funcionamiento del hígado

- De todas formas puedes pinchar este enlace para leer una información más completa.

 

Y no te pierdas la próxima semana la receta para la leche dorada.

Lindo día!

- ½ taza de cúrcuma en polvo

- 1 taza de agua

- 1 cucharadita de pimienta negra

- 3 cucharadas de aceite de coco

- Agregar todos los ingredientes a una olla.

- Poner el fuego revolviendo constantemente.

- Una vez que se ve un pequeño hervor bajar a fuego bajo y seguir revolviendo hasta que el agua se evapore y se forme una pasta.

- Transferir la pasta a un frasco con tapa y guardar en el refrigerador hasta por 2 semanas.