Yo llevo años preparando unos panqueques de avena que son muy básicos y fáciles de preparar.

Dejo remojando en agua 1 taza de avena durante la noche. En la mañana cuelo el agua y pongo la avena en la licuadora junto con 2 huevos. Caliento un sartén con aceite de coco y cocino los panqueques.

A mi hijo Diego (1 año 4 meses) le encantan y suelo llevarle estos panqueques como snack para cuando vamos a estar fuera de la casa porque no requieren refrigeración, no se derraman y son nutritivos.

Pero, quise hacer una versión distinta para ir cambiando un poco el color y los nutrientes. Yo les agregué un puñado de espinaca, pero también podrías agregar otras verduras como betarraga, acelga, zanahorias, etc.

Yo no le agrego azúcar ni nada para endulzar, pero si gustas podrías agregar estevia, miel, maple syrup, unos dátiles o un plátano.

Además, los niños ni se dan cuenta de que están comiendo verduras.

Espero que les guste la receta tanto como a nosotros!

 

- 1 taza de avena previamente remojada en agua

- 2 huevos

- 1 puñado de espinaca

- Colar la avena para eliminar el agua.

- Agregar todos los ingredientes a la licuadora.

- Procesar hasta que no se vean trozos de espinaca.

- Calentar una plancha o sartén a fuego medio.

- Agregar 1 cucharada de la mezcla por panqueque.

- Cocinar cada panqueque hasta que la parte superior se vea más seca y dar vuelta con cuidado.

- Servir inmediatamente o guardar hasta por 4 días en un recipiente con tapa y refrigerados.