Con esta receta no hay excusas para no saber cómo comerse las semillas de chía. Es muuuuuuy fácil de preparar, y la puedes guardar en el refrigerador por una semana aproximadamente. Esta deliciosa mermelada la puedes comer con pan, mezclarla con yogurt, ponerla sobre un helado (recomendamos preparar el helado que mostramos en este video), mezclarla con avena caliente y yo estoy seriamente pensado en preparar estas galletas de avena con mermelada de chía en el centro...ñam!  

Para la receta vas a necesitar:
- 2 cucharadas de semillas de chía
- 1/2 taza de jugo de cerezas (puedes usar jugos de otras frutas, pero el color de los berries ayuda a camuflar el color gris de las semillas)
- Estevia, miel u otro endulzante natural a gusto.  

Preparación:
- Mezclar las semillas de chía con el jugo y dejar en el refrigerador por 1 hora como mínimo para que las semillas absorban bien el jugo. Luego, a disfrutar!  

Nosotros hoy la comimos con un pan 100% centeno pero si quieres una opción de pan que sea libre de gluten te recomiendo a ojos cerrados que prepares un pan que lleva: 1/2 taza de harina de trigo sarraceno + 1/2 taza de harina de garbanzos + 1/2 cucharadita de sal + 1/2 taza de agua aprox. Lo pones en una fuente al horno (90 grados) por 10 a 15 minutos (aunque todo varía de un horno a otro).

Para ver cómo queda pincha aquí.   Para ver la receta de mermelada de chía no te pierdas el siguiente video: http://youtu.be/VL8eb8vXKq4