Un día quería jugar con mi hijo Diego a trasladar cosas de un recipiente a otro y se me ocurrió hacerlo con coco laminado porque es fácil de limpiar y era seguro que se los metiera a la boca.

En vez de jugar se empezó a comer todo el coco! Le encantó! Pero como el coco laminado es blando y no se deshace fácilmente pensé que era mejor prepararle chips de coco tostados, ya que quedan más fáciles de comer y además son muuucho más ricos.

Son una excelente opción de snack para niños y adultos, son libres de azúcar, con mucha fibra y muchas grasas saludables. Yo a Diego se lo mezclo con pasas o mulberries y le encanta y he optado por andar trayendo esta mezcla para cuando andamos de paseo.

Espero que les guste tanto como a nosotros!

- coco laminado sin azúcar

- calentar un sartén y agregar el coco laminado.

- Dejar las láminas de coco separadas entre ellas para que se doren uniformemente.

- Cuando notas que se empiezan a dorar empezar a mezclar con una espátula para evitar que se quemen.

- Retirar del sartén y dejar que se enfríen.

- Guardar en un recipiente con tapa.